lunes, 21 de mayo de 2012

Reflexiones sobre el futuro político de República Dominicana


Esta es la primera vez que voy a tocar un tema sobre el ámbito político de República Dominicana en mi blog, sin embargo, creo que luego de concluida las elecciones de este año 2012 es momento de que como dominicanos reflexionemos sobre todo lo que sucedió en este período eleccionario a pesar de que no deseo profundizar mucho en este tipo de temas.

Ante todo quiero felicitar al pueblo dominicano por mantener la cordura y ejercer su deber como ciudadano de forma correcta y organizada a pesar de que en momentos un grupo de uno de los partidos derrotados estaba llamando al desorden, el pueblo se comportó de forma inteligente y sabia e ignoró ese llamado indirecto que se le hizo.

El modelo de partidos de izquierda en nuestro país ha ido cambiando con el tiempo, y se puede notar como los partidos minoritarios apuestan a una revolución de ideas y conceptos distintos a los dos partidos mayoritarios que luchan más con slogan y señalamientos por corrupción.

La abstensión electoral de este año fue de un 31%, uno de los más altos en los últimos años, lo que demuestra que existe una ola de votantes que por cualquier motivo puede cambiar la mayoría eleccionaria en un momento de crisis o con el candidato adecuado.

Padrón Votación
Total de Votos
Abstención
6,502,968
4,493,788
31%

Hay un viejo adagio que dice que pobre de aquel que no conoce su pasado, y eso ha demostrado la República Dominicana, ya que solo un país con poca memoria puede apoyar con un casi 47% a uno de los peores presidentes que ha tenido nuestro país en su historia.

El partido en gobierno debe revisar que está sucediendo, y como un partido que había vencido con una diferencia de 25% y 14% en sus dos elecciones pasadas ha ido perdiendo terreno ante su archirrival y tomando el consideración que este año la diferencia fue de alrededor de un 5% a pesar de todo el gasto publicitario que tuvo el partido de gobierno.

Me gustaría que en las próximas elecciones (2016) escuchar planes de trabajo a corto y largo plazo por parte de los candidatos, donde se ofrezcan planes que se puedan concluir en un período corto de 4 años y otro grupo de propuesta que se puedan implementar en un posible segundo período de gobierno, ya que soy de los que pienso que 4 años no son suficientes para implementar un plan organizado de gobierno.

Claro, si en los primeros 4 años el candidato no es capaz de ofrecer soluciones a los problemas que presenta el país, entonces vayamos por un cambio e intentemos con una cara fresca que nos pueda brindar lo que estamos buscando como país.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy buena posicion.
Me gustaria agregar algo a lo que dices. Creo que ese 31% que no voto, es el publico al que deben dirigirse los partidos emergentes. Si alguno de ellos puede captar ese 31%, que no quiere votar porque esta cansado de los dos partidos mayoritarios, entonces las cosas podrian ser diferente, la contienda seria mucho mas fuerte y los partidos mayoritarios tendrian que cambiar su discurso.
Deberiamos comenzar a dar el ejemplo y volcarnos todos sobre uno de esos partidos emergentes, para que los poderosos se den cuenta que quienes los elegimos y tenemos el poder de dejarlos o quitarlos somos nosotros.

Michael Núñez dijo...

Muchas gracias por tu comentario, y una última cosa, ese número puede aumentar, tomando en consideración que muchas personas votan por los mayoritarios porque entienden que no existe otra alternativa a lo que existe hoy en día.